Ahora que las fotos de piscinas y playas inundan nuestros muros de Facebook o Instagram, no se me ocurre otra cosa que hablarte de una sauna. Justo ahora. No es que sea una graciosilla, pero si no hablásemos de las noticias cuando surgen… no molaríamos tanto, ¿no? Así que prepárate para conocer Solar Egg, la sauna que te va a sorprender.

Vamos a contarte sus entresijos: qué tiene, cómo funciona y las características que hacen de ésta una sauna nada convencional. Para que seas tú quien decida si entras o sales de su cascarón. Y como la curiosidad de viajera inquieta me puede, decidí ponerme a investigar. La primera reflexión que me hice fue…

Vale, es una sauna pero, ¿qué tiene de particular?

Probablemente sea justo lo que te has preguntado tú. Indaguemos en su historia para averiguarlo. Este proyecto nace en Luossabacken, una zona al norte de la ciudad sueca de Kiruna. Se encuentra en la zona más septentrional de Suecia, donde en el mes de julio las temperaturas máximas no llegan ni a los 15 grados.

Sufrió la reubicación urbana más grande del mundo. Barrios enteros tuvieron que ser trasladados ante el riesgo de ser engullidos por los agujeros que comenzaron a originarse. Y es que su infraestructura sufrió numerosos hundimientos de suelo a causa de su principal fuente de abastecimiento, la actividad minera basada en la extracción de hierro efectuada en la zona durante décadas.

Solar Egg entrada a la sauna

Ahora sí, ¿qué tiene de especial Solar Egg?

El desarrollador sueco Riksbyggen quiso conmemorar el crecimiento del paisaje urbano. Fue entonces cuando un estudio de Estocolmo muy interesado en cuestiones de sostenibilidad e impacto medioambiental llamado Bigert & Bergström, dio vida a Solar Egg, una sauna con forma ovalada.

La visión del perímetro ya sobrecoge. Una escalera, enmarcada como si de una grieta en el cascarón se tratase, revela la entrada. Una enigmática invitación que impacta y anima a entrar a su interior. Encontrarte esto en una zona aislada es sentir como si estuvieras a punto de presagiar el nada probable nacimiento de un dinosaurio.

Su estructura mide 5,88 metros de alto, 5,67 metros de largo y 4,55 metros de ancho y tiene cabida para 8 personas. El exterior está compuesto por 69 piezas desmontables de acero inoxidable chapadas en oro. Todas ellas conforman el puzzle de una anatomía similar a la de un huevo poliédrico que refleja la imagen de la ciudad como si fuese un espejo.

Solar Egg reflejo paisaje

¿Y qué esconde Solar Egg en su interior?

Adentrarse en Solar Egg es hacerlo en un espacio revestido de madera de pino en paredes, suelos y bancos. Todo ello gira alrededor del calor que emite la estufa de hierro y piedra en la que se quema la leña. La temperatura que se alcanza dentro de esta sauna-huevo oscila entre los 75 ºC y los 85 ºC.

La escultura ha sido creada con la intención de ser transportable. Para ello, su estructura facetada puede desmontarse pieza por pieza y trasladarse a diferentes lugares de la ciudad. Instalada en los viejos campos de extracción de hierro, resalta el enorme contraste con el exterior nevado que estas latitudes ofrecen durante muchos meses al año.

Solar Egg interior de madera

Solar Egg simboliza el futuro de Kiruna

Uno de los objetivos de esta sauna ovalada es el de posicionarse como un referente de la escultura social. Solar Egg explora la relación del hombre con el cambio climático, la naturaleza, la energía y la tecnología.

Pretende ser el ágora de Kiruna, un punto de reunión, debate y reflexión para residentes y visitantes. Una incubadora que nutra la conversación y fomente el intercambio de ideas. La tradición escandinava ha hecho siempre de las saunas un punto de encuentro social.

Solar Egg simboliza la energía pero también la esperanza. La forma de huevo simboliza el renacimiento y las nuevas oportunidades que marcan el inicio de la transformación urbanística de Kiruna. Solar Egg cambiará de emplazamiento durante 2017 ocupando hasta ocho lugares distintos en la ciudad y alrededores en los que podrás disfrutar de una sauna en entornos naturales preciosos.

Un canto al pasado, al presente y al futuro

Este proyecto me ha removido. Por su historia, por sus valores y por todo lo que representa para esta ciudad y para sus habitantes. Creo que es bien merecedor de ocupar un rinconcito en No Sólo Tendencias.

Y es que Solar Egg espero y deseo que haya llegado para quedarse. Para que enseñe a las generaciones futuras un poco de lo que fue Kiruna en el pasado. El concepto me parece una gran idea, ojalá hubiera más proyectos así a lo largo y ancho del mundo.

Voy a coger mi mochila para buscar más proyectos como Solar Egg o Pollsted water popsicles del que os habló mi compañera Ana el viernes. Ideas cargadas de valores, de compromiso y de energía para un futuro que seguro prosperará. ¿Qué te ha parecido? ¿Te conmueve o te deja indiferente? Te animo a que dejes abajo tu opinión para que podamos hablarlo.

Y no olvides compartir esta preciosa historia, que como siempre digo… el compartir no ocupa lugar 😉

 

Fuente: Designboom