Después del paraguas, los condones o la Biblia, le llega el turno de reinventarse a la bolsa de basura, que ya era hora por cierto. Ha llegado The Eco Trash: el cubo de basura reinventado.

Quizás os parezca una chorrada de modificación, pero el caso es que seguro que todos la hemos echado en falta alguna vez y todos hemos sufrido los castigos de no tenerla. ¿A quién no le ha pasado eso de intentar reutilizar una bolsa del súper o del pan, que no encaje en el cubo y liarla al caérsele la comida o lo que sea?

The Eco Trash - Bolsas

The Eco Trash: el cubo de basura que siempre es del tamaño perfecto.

Si, tan simple como lo que veis, The Eco Trash no es más que un cubo de basura que, sin esfuerzo alguno, se adapta a cualquier número y tipo de bolsas que le pongamos.

Quizás te sea familiar esa situación que hemos comentado antes en la que te ves intentando ”encajar” como buenamente puedes bolsas de plástico de distintos tamaños en tu tradicional cubo de basura.

Rara vez se consigue que encajen perfectamente, a veces por el tamaño de la bolsa sólo encaja por un lado y luego a la hora de tirar la basura tienes que tener cuidado de que no se salga, otras veces encaja pero es demasiado corta y queda colgando de forma que cuando tiramos la basura queda tirante, con el consecuente peligro de que se rompa y la liemos pero bien, y otras veces directamente es imposible enganchar la bolsa.

The Eco Trash  - Funcionamiento

Los diseñadores Hu Lingling y Zhang Baoyi han creado una simple pero perfecta solución para el problema. Y es que, a veces, en la simpleza está la perfección. Pues en este caso la frase viene que ni pintada, ya que tan solo añadiendo numerosas hendiduras en los laterales de un cubo rectangular se resuelve el problema.

No sólo podremos colocar el tipo de bolsa que queramos, sino que podremos colocar tres o más de las mismas, ahorrándonos el engorro de tener bolsas y/o cubos separados para reciclar.

¿Cuál es tu excusa ahora?

The Eco Trash  - Reciclar

The Eco Trash nos hará ahorrar en bolsas a la vez que nos evitará la típica pereza de necesitar tener distintas de las mismas para reciclar, lo que hace que a veces se nos cuele alguna que otra cosa reciclable en la basura normal. Por algo ha recibido el Red Dot Award del diseño en 2014, aunque aún no esté comercializada.

Una iniciativa que nos muestra que no todos los inventos están basados en complicados avances tecnológicos y que, con una mente un poco abierta y algo de imaginación, cualquiera de nosotros puede reinventar algo de la vida cotidiana.

¿Qué opinas tú? ¿Un buen invento o una tontería? ¿Tanto como para merecer un premio al diseño? ¿Te comprarías uno? ¿Tienes tu propio método para encajar las bolsas que es todavía mejor?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: worth1000 / psfk /  live-green-life