No sé cuántas veces voy a mencionar a mi abuela en este blog, deberíamos abrirle una sección ya casi, pero es que como ella bien dice: siempre hay dos caras de la misma historia. Y parece que The Perspective la ha entendido.

Porque no hay nada mejor para tener una opinión sólida, que conocer la historia desde los dos puntos de vista que existen.

The Perspective, una web que busca la neutralidad

dos visiones The Perspective foto

Y es que la mayor aspiración de esta página web es ser lo más objetivos posible en cuanto a su contenido, pero por mala fortuna para ellos, en el mundo de Internet eso es bastante complicado.

¿Por qué creo que es casi imposible ser objetivos? Pues por el simple hecho de que existe una palabra, moda, tendencia y, sobre todo, manera de llenarse los bolsillos llamada: clickbait.

Así que cuando me dispuse a pensar la manera en que os escribiría este artículo, tuve claro que sólo podía hacerlo contando mi último viaje a Londres. ¿Que por qué?

¡Ahora lo verás!

Un viaje a Londres que me hizo entender a The Perspective

Da la casualidad, como en muchas otras historias, que yo estaba documentándome para escribir este post. Me encontraba sentada en el aeropuerto de Madrid, a las dos de la mañana leyendo algunos artículos de The Perspective.

¿Y qué hacía allí por la noche? Pues como a algunos/as de vosotros os habrá pasado, mi avión salía las 6.15h de la mañana y yo decidí dormir en el aeropuerto para asegurarme que llegaría a tiempo.

Si entras en su web, puedes ver que cada artículo está dividido en 2 columnas, una con un enfoque más positivo y la otra destripando algunas verdades.

columnas The perspective foto

Lo cierto es que mientras leía algunos artículos, sin duda pensaba que evitar el famoso clickbait es imposible. ¿Pero cómo dirías las cosas negativas sin que parezca que buscas clicks?

Me dormí apoyada en una de las mesas de la cafetería y cuando me disponía a hacer la cola para embarcar en mi avión, pensaba en alguno de nuestros post, como por ejemplo Hope Locker que incita a la colaboración social, pero saca a relucir la necesidad de hacer una llamada a la acción para que realmente colaboremos.

O la campaña de No Makeup, que ya en su momento al escribir el post me planteó la doble perspectiva de si realmente el maquillaje era el problema o era un eufemismo para cuestionar las etiquetas que nosotros/as nos ponemos.

The Perspective siempre ha estado ahí, incluso sin conocer su web. Ingenioso, ¿verdad?

foto The Perspective post

Ya estaba dentro del avión, sentada y disfrutando de que en mi fila sólo estábamos yo y otro chico más, por suerte la persona que debía quedarse la ventanilla no había llegado a tiempo.

Mi amiga Mónica salía desde Barcelona y habíamos planeado encontrarnos allí, todo iba bien. Hasta que en mitad de la pista, el avión dio la vuelta y volvió a la escalerilla de paso.

El motor tenía un fallo y debíamos bajar todos del avión, iban a cambiarnos de vuelo.

¿Cómo sería esta historia escrita por The Perspective?

Cuando nos bajamos del avión, ocurrieron varias cosas que podrían haber dado lugar a dos artículos de la web que se caracteriza por su neutralidad.

imagen The Perspective post

Voy a contar ambas partes:

La cara negativa de la historia:

  • Mi vuelo se retrasó finalmente 8 horas, en las que me dediqué a intentar no morir de sueño y aburrimiento
  • Mi amiga llegó a Londres tan pronto que tuvo que pasar casi medio día sola
  • Perdí gran parte del sábado, en un viaje que sólo tenía 4 días
  • Además rompieron mi maleta en el vuelo de vuelta (pero eso es otra historia)
  • Nos contentaron con un cheque de 10€ para gastar en una cadena de comida rápida
  • Muchas de las personas se colaron en el siguiente vuelo, por delante de niños y personas mayores
  • Cuando finalmente estuve en el avión, tardó 1h en ponerse en pista

Parece difícil de compensar, ¿cierto?

La cara positiva de la historia:

  • Conocí a unas personas muy interesantes mientras esperaba mi vuelo
  • Una de esas personas me invitó a la sala VIP en la que pude esperar tranquilamente
  • Era la segunda vez que viajaba a Londres así que no sentía la urgencia de estar perdiendo demasiado
  • Mi amiga llegó tranquilamente al apartamento y pudo descansar
  • Comí de maravilla en la sala VIP del aeropuerto
  • Finalmente no había nadie en mi fila de asientos dentro del avión, así que pude estar a mis anchas
  • Tengo anécdotas maravillosas de ese día que jamás olvidaré

¡Ahora mucho mejor!

¿Por qué vale la pena leer The Perspective?

Creo que tras ponerte el ejemplo de mi alocado viaje se entiende bastante bien, no sólo se trata de buscar el lado positivo o negativo a las cosas, si no de encontrar una opinión justa para cada situación.

Y sobre todo, de poder opinar en libertad y decidir por uno mismo/a qué creer.

Si eres de los que piensa que The Perspective cumple con estos requisitos, háznoslo saber en los comentarios o si por ejemplo conoces alguna web que se le parezca… ¡Compártela también!

Y es que ya se sabe… ¡No te acostarás sin compartir una noticia más!