Quien diga que no ha leído, escuchado o hablado de transformación digital al menos una vez, miente. Y es que el concepto de este proceso es algo que a día de hoy está en boca de todos.

Pese a que todo esto ya es una realidad que estamos viviendo en todos los ámbitos de nuestras vidas, es un término que a muchos aún les parece ajeno, distanciado. Como si no tuviera que ver con ellos.

Así que déjame decirte lo siguiente:

Los tiempos están cambiando. Esta vez en serio

Si eres una de esas personas, aquí te iré contando aspectos de la transformación digital que te harán pensar, sin ninguna duda, de que, sí, es algo que te concierne (y mucho) y que lo estás presenciando más de lo que realmente crees 😉

¿Dónde está la transformación digital, que yo la vea?

Todos en los últimos años hemos comprobado -de primera mano o no- las nuevas demandas del mercado laboral.

Y si has estado buscando trabajo, estoy segura de que conoces algunos de los requisitos que todas las ofertas de empleo rezan

Conocimiento avanzado de [inserte herramienta online], experiencia en [puesto de trabajo online]

La transformación digital y el empleo

Más allá de eso, la propia naturaleza de los puestos de trabajo está cambiando. Sustituir la oficina por el tele-trabajo o las reuniones por video-conferencias es algo que se va asentando cada vez más.

Hay un hecho innegable, y es que vivimos hiper-conectados. Además del uso de nuestros ordenadores, nos desenvolvemos en nuestro día a día con móviles o tablets.

Si a nuestra mayor disponibilidad y flexibilidad gracias a esto le sumamos la aparición de más y más funcionalidades y herramientas online, como las del mismísimo Google, resulta fácil entender la nueva determinación de las empresas de hoy en día.

Es así como la tecnología y sus cada vez más usos se cuelan en los entresijos de nuestra sociedad, a un ritmo tan rápido que a muchos no nos ha dado tiempo a ser conscientes de que, efectivamente, la transformación digital llega para quedarse.

Los sectores donde está por llegar la transformación digital

Los cambios tecnológicos y las preferencias en los hábitos de las personas son dos factores que se retroalimentan entre sí, como ha ocurrido en la industria musical y la aparición de plataformas como Spotify.

Sin embargo, hay sectores en los que aún este proceso de transformación digital no termina de darse y en los que cada vez resulta más evidente la necesidad de ponerse manos a la obra.

En el sector financiero, los propios modelos de negocio están mutando a otros basados en la economía colaborativa como el crowdfunding. Además, aparecen apps de gestión de nuestro dinero, las ya conocidas fintech.

Fintech transformación digital

Ejemplo de buena práctica es la idea de BBVA y su API Market, una plataforma abierta para colaborar con otras empresas y mejorar la experiencia de usuario a través de la integración de distintas funcionalidades.

El caso de los negocios de restauración no se está quedando atrás, y es que muchos de nosotros ya nos hemos acostumbrado a eso de pedir comida a través del móvil, como bien ya saben McDonalds o JustEat. 

Y es que además de ser una comodidad añadida para la mayoría, supone un ahorro en costes de stock -entre otros- para la empresa. Lo mismo ocurre con otros servicios de cara al público, como viene pasando con Amazon y la revolución que está suponiendo en las compras en supermercados.

En similar situación se encuentran la prensa y los medios de comunicación. El Washington Post, en decadencia hasta que emprendió el proceso de digitalización, aumentó de forma espectacular su número de lectores y sus ingresos por suscripciones y publicidad. No pueden decir lo mismo otros medios tradicionales.

Pensamiento digital, transformación digital

Ser capaz de transformarse digitalmente implica romper con la forma tradicional de pensar en el funcionamiento de las cosas, la resolución de problemas y las capacidades de las personas en el mundo de los negocios.

El caso que está sirviendo como ejemplo de todo esto es el de Elon Musk. Y es que, tras tomar cuenta de la relevancia del entorno de Internet y el proceso de digitalización al trabajar en PayPal, ayudó a la transformación digital a la industria espacial y del automóvil con Tesla y SpaceX.

Elon Musk y la transformación digital

Llamó especialmente la atención el caso de SpaceX por la propia naturaleza de esta industria. A Elon Musk debieron decirle bastantes veces algo así como:

¿Para qué invertir en algo donde suelen intervenir los gobiernos? ¡No vas a conseguir nada!

¿Por qué salió bien? Aparentemente sencillo, pero Elon fue capaz de pensar en los problemas reales del sector y afrontarlos ayudándose de la tecnología. Y así surgieron los cohetes reutilizables de esta empresa, suponiendo más eficacia y menores costes. Todo ventajas, ¿verdad?

Algo que parece que está claro aquí, es que la transformación digital no es posible sin personas capaces de pensar en digital, en las posibilidades de las tecnologías para ayudar a las personas a afrontar los desafíos futuros.

Y es que, mientras que la tecnología no llegue a sustituir a las personas -algo que aún queda lejano- el rol que el ser humano adopte al frente de este proceso de transformación ahora puede ser diferenciador, pero cada vez más será básico.

Pensamiento digital, transformación digital

Retomando la atención en Elon Musk, no tiene desperdicio echar un ojo a sus redes sociales y ver cómo exprime al máximo las posibilidades de comunicar, retener información y recibir feedbacksComo una herramienta de trabajo más.

¿A que no es lo habitual? Seguramente te hayas hartado de hacer scroll en tu tiempo libre tratando de esquivar esas cuentas de negocios que únicamente realizan una comunicación unidireccional, como si divulgasen algo al vacío.

Es en detalles como éstos donde podemos darnos cuenta de algo que puede pasar desapercibido:

La transformación digital empieza en las personas

Y es que, aunque este proceso versa sobre la inmersión de las tecnologías, no se debe menospreciar la importancia de los protagonistas ocultos tras esta historia, los responsables de que la transformación digital sea realmente algo que aporte un valor en el día a día.

Sin más, está en manos de nosotros, las personas, el ser capaces de aprovechar los datos y las mejoras en tecnología para saber orientarlas y convertirlas en nuevos métodos de trabajo, modelos de negocio disruptivos y nuevas dinámicas con el objetivo final de generar un beneficio económico y social.

Así que ahora que sabes que todo esto de la transformación digital te toca más de cerca de lo que pensabas, ¿qué harás? ¿Te unes a esta revolución o te sigues decantando por lo ya conocido? 

Espero que me lo cuentes, y ya sabes: si te ha gustado esto, ¡dale volumen y comparte! 😉

Fuentes: Ogilvy, Learning Center, ADigital, DescubreMarketing, Centro de Innovación BBVA,