Si hace poco os hablábamos de robots totalmente humanos capaces de hacerse pasar por personas, gesticular, reconocer a sus “amigos” o actuar en función de las expresiones faciales de la persona con la que hablan, hoy llevamos la cuestión de la robótica un poco más lejos. Los robots sexuales ya son, a día de hoy, una realidad, y bastante conseguida, todo hay que decirlo.

No, no nos referimos a la muñecas hinchables más o menos conseguidas, tampoco a moldes de algún material que imite la carne humana, hablamos de auténticos robots capaces de mantener una conversación coherente, de excitarse y de practicar sexo real, no de imitar su sensación. True companion es un ejemplo de ellos.

El sexo con robots será, para 2050, más frecuente que el sexo entre humanos.

Esta afirmación, que en principio nos puede sonar a una broma incluso un poco macabra, la hace el prestigioso matemático y futurólogo Ian Pearson, fundador de Futurizon, una empresa especializada en tecnología futurista y que acierta, según dicen, en un 85% de sus predicciones.

True companion - Robots sexuales

True Companion, un anticipo de lo que serán auténticos robots sexuales.

El tema, tratado ya en numerosas películas y libros de ficción, se convirtió en cuestión de actualidad hace tres meses cuando el gigante tecnológico japonés Softbank saco a la venta su popular robot doméstico Pepper. La empresa incluyó en su manual una prohibición de utilizar a Pepper en actos indecentes como, por ejemplo, el sexo. Ya sabían lo que venía.

Haciendo caso a las predicciones de Futurizon, para 2030 el porno convencional que conocemos hoy en día se habrá visto totalmente desplazado por un sexo virtual 3-D en el que nos convertiremos en el protagonista de la escena que veamos. Esta tecnología ya ha dado sus primeros pasos tal y como nos muestra la marca -cuidado con el siguiente enlace, es algo explícito- BaDoink.

True Companion - Gafas de realidad virtual

Para 2050, según Pearson, el mercado del sexo será 7 veces mayor que lo es hoy en día, siendo entonces el indiscutido número uno del ocio si es que aún no lo es. Para entonces, la tecnología de los robots sexuales se habrá estandarizado y serán cosa cotidiana, pero ya estarán disponibles en versiones más que satisfactorias a partir de 2030.

Mucha gente tendrá reservas al principio, pero con la mejora de la apariencia y la tecnología artificial de los robots, se acabarán los prejuicios y habrá más sexo con robots que entre humanos.

Por ahora, ya en 2015, True Companion parece ser la versión más real de los robots sexuales que se puede encontrar. Por ahora solo está disponible Roxxxy, la versión femenina, y cuesta 7.000 dólares. Como podéis imaginar, esta tecnología se desarrolla de forma mucho más rápida para un público masculino, pero tranquilas, que Rocky está en camino.

Según dicen, un True Companion es capaz de reconocerte, mantener conversaciones contigo, conocer qué te gusta y qué no, decirte que te quiere, escucharte atentamente, reaccionar a tus caricias e incluso tener un orgasmo.

Una aclaración: la imagen que veis a continuación no es de ningún robot real, es solo una representación creada por un artista francés de cómo podrían ser los robots sexuales del futuro.

True Companion - Representación

Una vez más la realidad supera a la ficción, y vemos que últimamente el tema de la robótica está dando más noticias que nunca. La valoración de este tema es algo muy personal, la dejamos para cada uno. Hay quien dice que puede suponer una solución para problemas como la soledad, la depresión y incluso la pederastia, pero también hay expertos en ética robótica que lo califican de “terrible pesadilla” ¿Qué opinas tú?

¡Comparte ahora o calla para siempre! 

Fotos vía: Truecompanion / donnaclick / cnbn