En un mundo en el que la gente vive totalmente obsesionada con la ¨mollilla¨. Hoy quiero contaros la espectacular historia de un hombre que decidió ir más allá de dietas como la mediterranea o la del cucurucho. Un loco para muchos y un ídolo para otros que decidió acabar con su obesidad totalmente a lo bestia.

Un loco de 207 kilos

Para empezar, pongámosnos en situación: Año 1973, un chico de 27 años llamado A.B. (así se le conoció a nuestro protagonista) decide perder esos ¨kilillos¨ que pensaba que le sobraban y conseguir su peso ideal. Como decía, pudo probar muchas dietas pero, sin embargo, decidió ponerse en manos de unos investigadores del Departamento de Medicina de la Universidad de Dundee, Escocia. Se apuntó a un estudio que defendía los periodos cortos de ayuno, siempre que estos no superasen los 40 días.

Lo interesante fue cuando los investigadores vieron lo bien que aguantaba A.B. ¨Si está tan increiblemente bien, ¿por qué no ir un poco más allá?¨Pensarían los investigadores. Y así fue, la dieta se alargó y el paciente llegó a estar 382 días ( 1 año y 17 días) sin probar el mínimo bocado!!!

Pero no os asustéis, la supervisión era constante. Los análisis de sangre y de orina iban y venía y en el último tramo del estudio, los investigadores, en una muestra de generosidad, le suministraron suplementos de sodio y potasio.

El resultado de la dieta

¿Qué pasó finalmente? Pues que A.B llegó a perder la friolera de 125 kilos para quedarse en el peso ideal que tanto buscaba, 82 kilos.

¿Fue todo perfecto sin mayores complicaciones? Como no podía ser menos, algún que otro efecto secundario se encontraron. Efectos tan inusuales y difíciles de creer así de primeras como que el jóven estuvo días, incluso semanas sin pasar por el baño para hacer aguas mayores. Más concretamente, pudieron pasar entre 37 y 48 días entre visita y visita al báter. ¿Te imaginas tantos días sin evacuar? Más de uno estará pensando que su estreñimiento al lado del de este chico es cosas de chiquillos.

Dieta para perder 207 kilos

¿Sabéis qué es lo peor de todo esto? Que como fue hace tantos años, y la tecnología no había llegado, me voy a quedar con las ganas de dejaros con el video en youtube de este chico mostrando su evolución día a día o con sus deseadas fotos del antes y el depués.

Para terminar, espero que la historia os haya hecho daros cuenta que quien quiere puede incluso aunque sea por el método más bestia posible. ¿Nos hacemos una dieta de año y 18 días para superar su Record Guiness?