Ya que parece que últimamente sólo pasan cosas malas en este mundo, dejadme que os cuente algo increíble que pasó este año nuevo chino y que creo que os gustará.

Una viuda de 90 años china recibe la sorpresa de su vida

Su Guiying es una anciana que siempre lo había pasado muy mal en la vida llegando a perder 17 hijos cuando tan sólo eran unos niños y 3 maridos.

Tras pensar que ya jamás volvería a tener compañía de nadie, esta viuda de 90 años china decidió poner un anuncio en la prensa local de su pueblo en el que pedía a la gente que por favor asistiesen a su funeral cuando ella muriese.

Cual fue su sorpresa cuando el 19 de Febrero, día de año nuevo, decenas de personas de su pueblo, Monxi, un área apartada de la ciudad de Ruichang, en el sur de la provincia china Jiangxi, aparecieron en su casa cargados de platos de comida para acompañarla en un día tan especial.

Sopresa a una viuda de 90 años china

Acostumbrada a años de soledad y con la esperanza perdida, Su no podía creérselo. Incluso llegó a decir que había sido el año nuevo más feliz de su vida.

Ella misma nos cuenta su historia. Una palabras que creo que nadie debería perderse para aprender a valorar lo que se tiene:

“Me casé cuando era muy joven, sólo 17 años, pero perdí a mis primeros 2 hijos y después mi marido me abandonó diciéndome que era una desgraciada. Entonces volví a casarme pero los siguientes 9 hijos que tuve murieron con 1 año de edad o muy poco después.

Mi segundo marido murió cuando yo tenía 33 años. Me casé por tercera vez y tuvimos 6 hijos juntos cuando ya pensaba que jamás volvería a tener una familia. Mi hijo que vivió más tiempo tenía 3 años cuando murió, rompiendo mi corazón. Volví a perder a todos mis hijos y después a mi tercer marido que también falleció.

Desesperada y sola, adopté a una niña de 2 años de edad pero cuando tenía 19 encontró a sus verdaderos padres, una adinerada familia china de Beijing y me abandonó para no volver jamás”.

Tras todos estos sucesos, Su vivió durante 40 años sola sin familia ni amigos hasta que su anuncio fue publicado. Desde ese día, no paró de recibir mensajes de personas que decían que querían visitarla.

Por ejemplo, un joven de 29 años llamado Heng Wang decía:

“Perdí a mis padres en un accidente de coche así que cuando escuché hablar de esta mujer me sentí muy feliz por visitarla y darle lo que nunca tuvo. Es una mujer maravillosa”.

Visita a una viuda de 90 años china

Una historia que nos vuelve a demostrar que a pesar de todo lo malo que nos encontramos cada día, también hay cabida para lo bueno.

Espero que no sólo sirva para sacarnos una sonrisa sino para darnos cuenta de que, como Su, hay miles de ancianos que viven en las mismas circunstancia y que no tienen la suerte de pasar, ni siquiera una noche, de una forma especial.

Fotos vía: naijabadoo