Hasta un tercio de todos los alimentos se estropea o se desperdicia antes de ser consumido por las personas, pero no es un mal endémico particular, sino que se hace extensible a casi todos los países llamados ‘civilizados’ del mundo.

En Dinamarca se tiran cerca de 700.000 toneladas de comida al año, por ello surgió WeFood, un supermercado que vende productos que otros desechan de un 30 a un 70% más barato, mientras que en otros países lo máximo a lo que se llega es a una reducción del precio cuando el producto está a punto de caducar.

Supermercado wefood

Producimos más alimentos de los que podemos comer

Vivimos en el mundo de la abundancia. Hoy se produce más comida que en ningún otro período en la historia. El hambre sigue siendo uno de los desafíos más urgentes, pues tan sólo la mitad de lo que se pierde o desperdicia podría bastar para alimentar al planeta.Un supermercado u otro comercio de alimentación acaba teniendo excedentes de productos que van a caducar, deberían donarlos para que la gente pueda consumirlos, antes que despilfarrarlos. Esta práctica está mucho más extendida en los EEUU que en España y en el resto de Europa. Nosotros los consumidores, podemos exigir que donen los alimentos en vez de tirarlos a la basura.

¿Cómo y dónde se tira tantísima comida?

  • En el campo cuando el producto no cumple los criterios de tamaño y aspecto.
  • En los mercados, donde los alimentos tienen que pasar una especie de “certamen de belleza” respondiendo a los criterios establecidos por los supermercados. En WeFood las frutas y verduras feas también se comen, como la divertida campaña de Intermarché, ¿la recuerdas?
  • En restaurantes y bares, donde los desperdicios son consecuencia de una mala previsión además de las sobras de los comensales.
  • En casa, cuando los productos se estropean porque hemos comprado más de lo que necesitábamos.

fredmeyer_edit_1

La globalización alimentaria está al servicio de los intereses de la agroindustria y los supermercados, poco importa que millones de personas pasen hambre. Lo fundamental es vender. Y si no lo puedes comprar, no cuentas. Según informes de Oxfam, 2 millones de personas pasan hambre en España como consecuencia de la crisis económica, mientras hay contenedores cerrados bajo llave, alimentos rociados con lejía, multas de 750 euros por hurgar en los contenedores. Esto genera la impresión de que el hambre o la pobreza son una vergüenza o un delito, cuando lo vergonzoso son las toneladas de comida que se tiran diariamente y como las administraciones públicas no le ponen frenos, la iniciativa de WeFood proponer paliar estas injusticias.

Convertir el desperdicio de comida en algo socialmente inaceptable

Esther Vivas, “gente sin casa y casas sin gente, ricos más ricos y pobres más pobres, despilfarro versus hambre. Nos dicen que el mundo es así y que mala suerte. Nos presentan la realidad como inevitable. Pero no es verdad. Ya que a pesar de que el sistema y las políticas dicen ser neutrales no lo son. Tienen un sesgo ideológico y reaccionario claro: buscan el beneficio, o ahora la supervivencia, de unos pocos a costa de la gran mayoría. Así funciona el capitalismo, también en las cosas del comer”.

Dont-Waste-FoodTodo empieza al ir a la compra, haz una lista de lo que necesitas y protégete de las técnicas de marketing que quieren que compres más de lo que necesitas. ¡Come lo que compras y compra lo que necesitas! WeFood y el movimiento Slow Food propone consumir preferiblemente productos locales y de temporada, hacer más veces la compra, un cambio desde abajo, desde la toma de conciencia como individuos responsables. No es sólo una estrategia para tiempos de crisis, sino una forma de vida que debemos adoptar si queremos un futuro sostenible para nuestro planeta.

¿Y tú qué te apuntas a esta idea? ¿Eres de los que compras sólo lo que necesitas o de los que acumula en el fondo del frigorífico? Cuéntanoslo, te espero en los comentarios.

Y si te gustó, comparte, las buenas ideas necesitan difusión.