Mentiría si digo que nunca me he imaginado tumbadita al sol en un yate sobre las aguas cristalinas de algún lugar paradisíaco. Así, sin más, cual ricachona. Claro, que las burbujas siempre se rompen y la realidad es bien distinta. Sealander podría hacer mi sueño (y quién sabe si el tuyo) algo más palpable.

Pero, ¿cómo? Sumérgete conmigo porque vamos a imaginar algo que no es tan imposible ni tan inalcanzable para tu bolsillo como estás pensando.

Sealander en el campo

Descubre qué es Sealander

Si te gusta viajar tanto como navegar, apúntalo en tu lista de deseos. En 1968 se ideó Boyita, en Argentina, una casa rodante que flotaba en el mar y que vendió unidades a países como Alemania. Ahora, una empresa germana lanza Sealander, un remolque anfibio que igual sirve para un roto que para un descosido.

Va a convertirse para ti en la octava maravilla del mundo mundial. ¿Por qué elegir si puedes aunar dos de tus pasiones? La empresa Barcroft Cars ha creado esta caravana convertible en barco de recreo para hacer las delicias de quienes deseen combinar ambas aficiones.

Un 2 en 1 elaborado con materiales de alta calidad y líneas minimalistas. Hay quienes piensan que este tipo de diseños son fríos, ¿la solución? Hacer de Sealander un lugar acogedor totalmente personalizable. Un nidito de amor en toda regla. O para solitarios aventureros que quieran lanzarse al mar. Como más rabia os dé.

Sealander sobre el mar

¿Características que lo hacen especial? Demasiadas…

No sabría por cuál decantarme, así que vamos a repasar las más relevantes. Por si no fueron suficientes las razones anteriores para convencerte, aquí tienes algunas más que argumentan por qué he puesto mis ojillos en Sealander.

  • Su diseño moderno y dinámico permite convertir la cama en cómodos asientos (con capacidad para 6 personas) junto a una mesa para disfrutar de una buena comida con vistas al mar.
  • Chasis fabricado en fibra de vidrio impermeabilizado, reforzado con dos cámaras de aire selladas que se encargan de que no vuelque ni se hunda y una escalera de bajada al agua en acero inoxidable.
  • En pocos movimientos conseguirás transformar la caravana en barco de recreo.
  • Puede equiparse con todo tipo de extras: cocina, nevera, ducha, lavabo, cortinas, enchufes, sistema de sonido o hasta una barbacoa para disfrutar con los amigos.
  • Cada Sealander es único. Sólo tienes que elegir los colores y materiales y los ingenieros de la empresa harán tu deseo realidad.
  • Incorpora ventanas panorámicas con cristales tintados a ambos lados para disfrutar del sol desde el interior sin ninguna molestia excesiva.
  • Su peso es de 380 kg con una carga máxima de hasta 550 kg (410 kg sobre el agua).
  • Medidas: 4,06 m. de largo (eslora) x 1’68 m. de ancho (manga) x 1,89 m. de alto.
  • Llantas de acero de 13” con neumáticos 185/55.
  • Cumple las normativas mundiales tanto para caravana, como para embarcación de recreo (TUV, CE).

Os dejamos un vídeo para que hagáis un viaje… mental 🙂

Vale, suena bien pero… ¿me lo podré permitir?

No podemos negar que se trata de un capricho y que los caprichos, cuestan. Pero algunos más que otros, está claro. Y este, lejos de lo que se puede uno imaginar al principio, está al alcance de cualquiera que decida comprarse un coche.

Sealander está disponible desde, aproximadamente, unos 15.500 euros (packs, módulos o accesorios extras aparte). Poder descubrir calas escondidas, nadar en alta mar o dejarse mecer por las olas al dormir… merece la pena por ese precio.

Como colofón final, os diré que es descapotable. Su toldo de poliéster puede abatirse al completo o de forma parcial gracias a su cierre zip. ¿Imaginas tomar el sol oyendo las olas o ver constelaciones y lluvia de estrellas durante la noche?

Os propongo un trato… si hacéis RT y conseguimos un Sealander, os llevamos de viaje a todos los #ViajerosInquietos que nos acompañáis día a día. Nosotros ponemos las cervezas, ¿te atreves? 😉

Fuente: DesignBoom