Sabemos que hay gente para todo. Con echar un vistazo rápido al libro Guiness de los records bastará para saberlo. La gente hace cosas rarísimas por salir en la tele o en un libro. Pero como digo esto no es nada nuevo, hace varias décadas ya funciona así, no olvidaré aquel programa de los sábados por la noche en antena 3 de los Record Guiness, yo era un chaval y todo aquello me parecía increíble. Pero eso, como decía, ya pasó, ya está muy visto.

Ahora lo que mola son los records o los eventos en grupo. Flash mobs, parodias de videoclips, experimentos con montones y montones de personas… Un rápido vistazo por la red y encontraremos montones de ejemplos. Tantos que ya es difícil que nos llame alguno la atención. Difícil pero no imposible. Y si no, que se lo cuenten a estos 1000 daneses y su particular reto, comerse mil guindillas fantasma. ¿Campaña publicitaria o simple reto? Júzgalo tu mismo.

1000 personas se reúnen para comer guindilla fantasma.

Las caras de la gente son un poema, merece la pena ver el vídeo solo por echarse unas risas al ver lo mal que lo pasa la gente. Lo cual me hace plantearme: ¿a cuentas de qué se les ocurre hacer algo así? Me vais a perdonar pero por mucho que lo intento no consigo encontrar lógica alguna en juntar a 1000 personas en una plaza de Copenhagen para verse las caras de sufrimiento los unos a los otros. Enfin.. sobran las palabras

Para los que no lo sepáis, que imagino seréis la gran mayoría ya que esto no es algo que normalmente se sepa, la escala Scoville es un ranking que mide el picor que causan las diferentes guindillas del mundo. Se basa principalmente en efecto químico que tienen y que estimulan los receptores térmicos de la piel. Pues bien, echad un ojo al privilegiado lugar que ocupa la guindilla fantasma o »Naga Jolokia’ en dicho ranking.

Guindilla fantasma - Escala de picor

Como veis, solo hay una guindilla más potente que la guindilla fantasma, ya que los puestos anteriores están ocupados por productos no naturales. ¿No está mal la cosa, verdad?

Como podéis ver por sus caras, un buen rato no es que pasen. Con la gente llorando, las caras de sufrimiento y los gemidos de dolor que se escuchan por ahí parece más bien un episodio de Juego de tronos que otra cosa… lo dicho, hay gente para todo, que se lo digan a este hombre si no.

Guindilla fantasma - Cara de sufrimiento

La gente está dispuesta a todo por su momento de gloria. ¿Hasta dónde llegaríais vosotros? ¿Os habríais atrevido si vivieseis en Copenhagen? Yo la verdad que me gusta el picante y las cámaras pero creo que me habría quedado en casa..

¡¡¡No olvides compartir!!! 😀

Fotos vía: nopuedocreer