Estamos inmersos en plena tormenta de la revolución digital, y como en toda era de cambios drásticos, siempre hay detalles que se nos escapan: son las consecuencias no deseadas de la tecnología.

Sí, en los tiempos que corren todos hemos hablado de ellas, las hemos padecido e incluso tratado de remediar. Pero hoy te traigo una perspectiva que se asemeja mucho a mi forma de ver este asunto, y es que desde el cinismo y el humor, todo puede hacernos click de otra forma.

Consecuencias no deseadas de la tecnología

Redes sociales, coches autónomos, inteligencia artificial…Todo está ideado para servir, para aportar al ser humano. ¿A que no siempre es así? 

Pues atención a la chispa con que este comediante y presentador estadounidense trata todas las consecuencias no deseadas de la tecnología: Te presento a Chuck Nice y su charla TED.

Consecuencias no deseadas de la tecnología: La perspectiva que a todos nos falta

¿Cuántos frentes contemplas para evaluar todas estas consecuencias? Merece la pena pararse a analizar algunos de ellos, como nos cuenta Chuck. ¡Vamos!

1. El coloso de las redes sociales

La función de las redes sociales como canalizadores es indiscutible. ¿Comunicación? Sí. ¿Mejor conexión con los nuestros? También.

Pero entonces…Chuck plantea lo siguiente:

¿Estamos más conectados, o solo pasamos más tiempo con nuestros dispositivos?

Plantea este humorista el símil de las redes con las plazas de la ciudad, como un sitio de debate, de puestas a prueba, donde sin embargo…¿Qué ocurre realmente? Trolls, ciberacoso o bots a la orden del día.

Consecuencias no deseadas de la tecnología en las redes sociales

¿Dónde está llevando entonces el uso de estos comunicadores virtuales? ¡Ahí queda la cosa!

2. Inteligencia artificial

La gran mayoría de los que estamos aquí tomábamos hasta hace poco a la inteligencia artificial casi como una utopía, algo etéreo con lo que no llegaríamos a vivir.

Hasta que de pronto, grandes personajes de nuestros tiempos se pronunciaron al respecto de esta tecnología, o como dice Chuck:

Es como si Jesús, Moisés y Mahoma juntos nos dijeran “Oigan, aquí hay algo en lo que todos podemos creer”

Estamos asistiendo a un acontecimiento sin precedentes en el que enseñamos a pensar a nuestras máquinas, conseguimos que entiendan nuestro comportamiento, defenderse…¿Qué puede salir mal?

Así que Nice nos invita a acordarnos de aquella expresión de que la creación siempre acaba despreciando a su creador: ¿Qué haremos con una máquina en plena rabieta, si puede superarnos y está fuertemente armada?

Consecuencias no deseadas de la tecnología, por Chuck Nice

Por eso, la estrategia de Chuck lleva al perfeccionamiento de las emociones artificiales: ¿Qué tal si les enseñamos que el problema aquí somos nosotros para que no nos destruyan?

No, no es una paradoja, imagina la típica situación en la que hay que lidiar con un bebé, digamos…bastante tedioso:

¡Dios mío! Me encanta la forma en que destruyes el planeta. ¿Cómo voy a enfadarme contigo, con lo lindo/a que eres?

…Pues eso.

3. Robótica y bioingeniería

Pensar en la idea de un robot que haga las cosas por nosotros es fantástico, hasta que descubrimos que…Efectivamente, ocuparían en lugar de todos, desde los repartidores de Just Eat hasta un cirujano cardíaco.

Consecuencias no deseadas de la tecnología: robótica y bioingeniería

Por el mismo sendero discurren las utopías de la bioingeniería. En principio, nos ayudaría a vivir más tiempo y más saludables, hasta que en un final…Bebés de diseño, impolutos, listos para solo…¿Vivir?

¿Y entonces, qué?

¿Te parecen aterradoras todas estas consecuencias no deseadas de la tecnología, la tecnología en general?

En palabras de este ponente, la tecnología no es el foco de terror, no lo ha sido, ni tampoco lo será: Lo verdaderamente aterrador es el ser humano y lo que hacemos de ella.

Las consecuencias no deseadas de la tecnología

Así que, antes de irme, te dejo con la reflexión que Chuck Nice lanza a su público:

¿Permitiremos que exponga nuestra humanidad, mostrando nuestro verdadero yo? ¿O permitiremos que revele nuestros demonios más profundos y oscuros? La verdadera pregunta no es si la tecnología es aterradora o no. La verdadera pregunta es: ¿Cuán humanos somos?

Ahí queda eso. ¿Debatimos en los comentarios? ¡Vamos allá!

Si te ha gustado esto…¡Dale volumen y comparte! 🙂

Fuente: TED