La innovación es clave a la hora de emprender. De hecho hace poco definíamos este término como el “desafío del emprendedor” o como “el sueño llevado a la práctica” entre otras ideas que se nos ocurrieron. Desde hace unos años hemos empezado a oír el concepto FinTech, que nace para cubrir nuevos “mercados” en un mundo donde todavía, afortunadamente, no todo está inventado.

A la hora de crear una empresa o una startup debemos ser creativos y buscar soluciones a problemas o cubrir las nuevas necesidades del siglo XXI. Después de la gran crisis financiera que se vivió en casi todo el mundo occidental han empezado a surgir ideas de cómo poder sacar partido a las finanzas a través de la tecnología.

¿Qué es FinTech?

Si nos vamos a la raíz de esta palabra literalmente nace de la unión entre “finance” y “technology”, es decir la mezcla entre finanzas y tecnología. El concepto en sí se podría definir como aquellas empresas que utilizan la innovación y la tecnología para el desarrollo de servicios financieros.

Cada día estamos más conectados a internet a través de nuestros dispositivos y gran parte de nuestra vida gira en torno a ellos. Navegamos, opinamos, compramos e invertimos horas y horas delante de la pantalla. Casi todo está en nuestras manos y es por eso que las empresas FinTech están adquiriendo más relevancia y son tendencia en el sector financiero.

Las perspectivas de crecimiento de la “tecnología financiera” parece imparable, desde 2008 la inversión mundial en el sector se ha triplicado de 928 millones de dólares a casi 3 mil millones y se prevé que para 2018 alcance los 8 mil millones. Sin duda estos números hablan por sí solos y no es de extrañar que inversores de todo el mundo estén apostando por ella.

FinTech, finanzas y tecnología

¿Qué nos ofrecen las empresas FinTech?

Está claro que levantarse temprano para ir al banco a hacer ciertas gestiones no es de buen agrado. Al unir finanzas con tecnología aparecen un sinfín de posibilidades y de necesidades que cubrir tanto a pequeña como a gran escala.

Una de ellas sería el sector de la banca online, para hacer pagos o transacciones. También la negociación de materias primas o divisas o incluso la financiación colectiva, iniciativas que han crecido a pasos agigantados y que se denominan crowdlending, préstamos entre particulares.

Algunas pioneras en el sector (y que ya están bien posicionadas) son Square y  Wallet. La primera es un software para punto de venta que nos permite hacer un seguimiento de las ventas, administrar el inventario o emitir recibos. La segunda es un sistema de pago creado por Google.

Como ejemplo de Fintech españolas están Kantox que se dedica al intercambio de divisas entre empresas y Comunitae, una plataforma de préstamos y créditos personales y un buen ejemplo de crowdlending. ¿Has utilizado alguna de ellas?

Desde luego, mercado para cubrir con éste tipo de empresas hay. De hecho, la banca tradicional también se está poniendo las pilas con respecto a este tema y cada vez más mejoran su servicio de banca online.

La regulación y la seguridad son los mayores problemas a los que se enfrentan las empresas metidas en el mundo del FinTech, pero tiempo al tiempo. Creo que dentro de unos años el mercado financiero dejará de existir tal y como lo conocemos y se abrirá un nuevo camino a la autogestión económica.

¿Tú qué opinas? ¿Crees que las empresas Fintech revolucionarán la manera de gestionar el dinero?

Comparte, opina y sé feliz 😉

Vía: Hipertextual / busconomico / Kantox 

Imágenes: worlinty / blogdelaspymes