Hace ya tiempo que el paro en España supera el 25%. No hay trabajo y lo vemos día a día, lo sufrimos día a día. ¿Qué me dirías entonces si te dijera que en tan sólo 15 años la situación será todo lo contrario y que habrá demasiado trabajo?

Pues así es. No es una teoría, no es una especulación, es la realidad. ¿No te lo crees? Rainer Strack, experto consultor de recursos humanos desde hace más de 20 años y reconocido a nivel mundial nos explica el por qué. Bienvenido a la crisis mundial del trabajo, el progreso en punto muerto.

La crisis mundial del trabajo, el progreso en punto muerto.

Por muy contradictorio que suene, en 2030 la totalidad de las economías del mundo desarrollado tendrán más puestos de trabajo que cubrir que personas en edad de trabajar. La población envejece y cada vez hay menos personas en edad laboral, esto no es nuevo, es la vieja historia de la pirámide demográfica.

La cuestión es que si el mundo desarrollado pretende continuar con el crecimiento base de toda economía (un crecimiento PIB anual entorno al 3% es lo mínimo que hace a un país sostenible), los puestos de trabajo irán aumentando. Es lo que ha venido pasando desde el comienzo de la humanidad. Para entender esto tenemos que ver la historia en sentido amplio, crisis económicas puntuales como la actual aparte. Vamos a verlo en una imagen.

Trabajo - PIB

Lo que tenemos en la tercera columna de la tabla de la izquierda es el crecimiento del PIB anual histórico para España. Vemos que, crisis aparte, rara vez baja del 3%. Esto es común para toda economía desarrollada. Supone un crecimiento sostenido que crea puestos de trabajo y desarrollo. En otras palabras y para que los entendamos, una economía estática es una economía condenada a morir. Lo que llamamos un crecimiento mínimo supone la gasolina necesaria para que el mundo se desarrolle.

Tenemos entonces ya las dos premisas básicas: cada vez contaremos con menos personas en edad de trabajar y cada vez tendremos más puestos de trabajo. Contamos con un paro muy elevado, lo que hace que en principio resulte éste un problema ficticio, veamos ahora cual será la evolución a lo largo del tiempo de esta cuestión. Lo vemos en las 15 economías más fuertes del mundo.

Trabajo - Déficit/SuperávitLo que vemos en esta imagen es el porcentaje de superávit/déficit de trabajadores en relación con la demanda de empleo. En azul vemos los que tendrán superávit, como España. En rojo vemos las economías con déficit de trabajadores y en gris las que están al límite.

Cierto es que nuestra situación actual, con un paro de más del 25%, nos »protege» un poco de este escenario futuro, pero si vemos las cifras, en 2030 estaremos en las mismas que el resto de economías.

¿Qué supondrá esto? Que la economía se estancará, que no se crecerá. ¿Por qué? Porque los trabajadores que pueden crear ese crecimiento no estarán ahí, no habrá trabajadores para cubrir los puestos de trabajo necesarios para crecer.

La migración y la tecnología como NO solución a la crisis del trabajo.

La crisis del trabajo será global, las economías estarán saturadas todas, por lo que en principio no podríamos contar con la migración como solución.

La tecnología puede parecernos la respuesta, los robots y la automatización supondrán la desaparición de numerosos puestos de trabajo y suplirá en parte esa falta de trabajadores mediante inteligencia artificial pero, ¿realmente la tecnología resolverá esta crisis mundial del trabajo?

Trabajos como ingeniero de software, desarrollador web o móvil, administrador de base de datos o community manager son ejemplos de cómo la tecnología también crea empleo. Sí, la tecnología sustituirá puestos de trabajo, pero también se crearán muchos empleos basados en tecnología. Incluso tendrá un posible efecto negativo, aumentando la disparidad en la cualificación necesaria de los trabajadores.

Piénsalo por un momento, ¿cuántas personas de tu entorno se dedican a trabajos tecnológicos que hace tan sólo 10 años nadie hubiera imaginado que existían?

La única solución a la crisis del trabajo

El verdadero desafío entonces tanto para empresas como para gobiernos será la captación y retención de empleo. En un entorno en el que hay un claro déficit de trabajadores, el país que sea capaz de atraer a trabajadores y »robárselos» al resto de países será el que siga creciendo y desarrollándose.

Partiendo de esta base, la solución pasa por crear un entorno competitivo que sea atractivo y capaz de atraer y retener el talento. Para eso es necesario estudiar factores como la movilidad que están dispuestos a asumir los trabajadores y empleados de cada país, así como qué es lo que buscan a la hora de establecerse en un lugar u otro.Trabajo - MovilidadEstos son los porcentajes de trabajadores entre 21 y 30 años que están dispuestos a vivir en otro país. Vemos que en España entorno al 67% de personas comprendidas entre esas edades estaría dispuesta a vivir en otro país si las condiciones de trabajo fueran mejores.

Destaca también el 94% de franceses que no les importaría salir de su país para trabajar y Rusia como el país con una menor movilidad. Con el frío que hace en Rusia y la buena calidad de vida de Francia.. quién lo diría.Trabajo - Preferencias movilidadYa conocemos la disposición de movilidad que muestran esos 15 países, pero ¿a dónde? Es decir, los trabajadores que están dispuestos a cambiar de país por cuestiones laborales, ¿a qué país querrían ir?

Vemos en la foto superior que Estados Unidos se sitúa como el destino preferido, seguido de cerca por Reino Unido y, esto es lo peor, nosotros ni aparecemos. Pinta mal la cosa.Trabajo - PreferenciasEl siguiente paso de este estudio, sabiendo ya cuántas personas, de qué países y a cuáles están dispuestos a mudarse por trabajo; sería averiguar qué es lo que les mueve y les atrae de uno u otro trabajo y país.

Vemos que el salario queda relegado al octavo puesto, el dinero no lo es todo entonces. Factores culturales como buenas relaciones con tu jefe y compañeros o un buen equilibrio personal-profesional ocupan el segundo, tercer y cuarto puesto. El primero queda reservado para el reconocimiento de su trabajo, en otras palabras: »¿Me darán las gracias por lo que hago?»

Sorprendente eh, parece que el dinero no lo es todo.

¿La solución entonces? Una estrategia enfocada a la captación de talento basada en 4 factores.

Crisis del trabajo - Estrategia

  1. Ser capaz de pronosticar y anticiparse a los desfases entre oferta y demanda de trabajo(esta habría servido también para evitar la crisis actual)
  2. Una estrategia para atraer a las personas de mayor talento y habilidad
  3. Cómo educar y mejorar las habilidades de las personas
  4. Cómo retener a esas personas

En definitiva, llega el tiempo de ver a los trabajadores como los activos y recursos más valiosos de la empresa y de la sociedad, ni son nóminas, ni son costes fijos, ni son máquinas. Es hora de cambiar la actitud.

Mejor que nosotros os lo puede explicar sin duda el creador de esta hipótesis y el que ha detectado esta crisis del trabajo. Son sólo doce minutos y os hará ver el mundo laboral de una forma totalmente distinta.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que es un problema real o que nunca llegaremos a eso? ¿Dónde crees que está el fallo en la teoría de la crisis del trabajo?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fuente: TED