Hace unos días, hablando de coches con mi padre, descubrí que los famosos Lamborghini no son ni más ni menos que una versión muy mejorada de los Ferrari. Si te has quedado de piedra como yo ese día, sigue leyendo esta historia.

¿Quién fue Ferruccio Lamborghini?

En esta imagen aparece la figura de un hombre con una interrogación en la cabeza a modo de pregunta.

Muchos de vosotros no lo sabréis, o ni siquiera os lo habéis preguntado, pero como hija de un absoluto fan de los coches, tengo una ligera noción de ello.

Ferruccio Lamborghini fue un enamorado de la mecánica y de los toros, que tuvo su época de esplendor en los 60’.

Tanto amaba Ferruccio la cultura taurina, que bautizó a varias de sus obras maestras automovilísticas con nombres de toro.

¿Por qué el afán de Lamborghini por los coches?

En esta imagen aparece un papel con el mensaje: to me, you're perfect

El empresario italiano era un admirador de los Ferrari, pero esa admiración que sentía no pudo pasar por alto las flaquezas a nivel de construcción que presentaban por aquella época.

Por eso, intentó por todos los medios avisar a su creador para que pusiese solución. Pero, ante la negativa de Ferrari a asumir sus propios errores, el amante taurino decidió tomar su propio camino.

En esta imagen aparece un coche rojo.

El camino que él entendía que era el correcto en la creación de un coche con unas características dignas y merecedoras de su aprobación.

Así fue como abandonó su dedicatoria exclusiva a los tractores para darle vida a una de las marcas de coches deportivos más conocidas mundialmente en la actualidad.

Lamborghini y su viaje a Sevilla

En esta imagen aparece un coche con un lazo representando el regalo de Lamborghini a Miura

No, no vino por la feria de abril ni nada de eso. Vino para entregar personalmente uno de los primeros coches que hizo a Eduardo Miura, criador de toros. ¿La razón? Establecer “relaciones diplomáticas” con el dueño del nombre que otorgó a ese modelo de coche; Miura.

Ferruccio Lamborghini visitó Sevilla en 1966.

De esa pequeña visita, no solo se libró de un problema de plagio de nombre, si no que dio forma al que hoy todos conocemos como el logotipo taurino de Lamborghini.

Pero, Miura no fue para nada el único nombre con motivos taurinos que utilizó el empresario en sus creaciones. ¿Te suena alguno de estos?

Toros que dieron vida a los deportivos de Lamborghini

En esta imagen aparece un toro.

Murciélago: un súper toro cordobés que demostró fuerza y valentía como nadie en el ruedo.

Huracán: toro bravo de Zamora, que embistió a varios caballos, para, posteriormente, ser indultado.

Otros como Islero o Jarama formaron parte del mundo del toreo en la última mitad del siglo XIX y, a su vez, de la colección de automóvil de la marca en sus inicios durante la década de los 60’.

En esta imagen aparece un coche amarillo en la luna

La nueva era de Lamborghini

Casi cincuenta años demostrando bravura y rebeldía, la compañía de automóviles fue comprada en 1998 por Volkswagen para quedársela finalmente hasta la fecha, tras varios cambios de dueño durante ese período.

#Volkswagen compra #Lamborghini en 1998.

La herencia taurina de Ferruccio pervive aún, dándole presencia a la marca y apoyándola en su proceso de conseguir nuevos récords mundiales como el de 2017, en el que se hacía realidad la venta de un coche cada dos horas.

Aquí viene el Marta’s time

Sin duda, su trayectoria avala la superioridad de los modelos que Ferruccio creó con tanto esmero.

Por otro lado, no hay que olvidar el imperio de las grandes marcas que han acabado controlando a las pequeñas que, con tanto mérito, comenzaron su carrera contando con recursos limitados en la mayoría de los casos.

Puede ser que el gran Ferruccio fallara en su estrategia, o en sus objetivos. No lo sé, el caso es que no supo mantener a la niña de sus ojos.

Esta imagen muestra a una niña, representando a la niña bonita de Lamborghini

Lo que no se puede discutir es que creó un modelo de automóvil deportivo como ningún otro, compitiendo desde primera hora con una de las marcas más potentes que hoy día perduran en el mercado.

Y, ¿tú? ¿Te pedirás un Lamborghini por navidad este año? Si lo haces, no te olvides de contármelo y compartir este post si te ha gustado.

El mayor crimen que existe es la ausencia de curiosidad por descubrir el mundo que nos rodea.

Fuentes: Wikipedia, Lamborghini. Imágenes: Google