Una de las cosas más placenteras de la vida es llegar a casa después de un día duro y tumbarte en el sofá. Un sillón representa comodidad y aunque a veces algunos parecen de cemento, por lo general es reconfortante descansar en ellos… hasta hoy. Después de ver las esculturas hiperrealistas de Cao Hui te cambiará el concepto.

¿Pensaste alguna vez en el material con el que están hecho ciertos objetos cotidianos de tu casa? A lo mejor es algo que pasa desapercibido, son cosas que usamos todos los días pero tan solo con imaginar que dentro pueden tener vísceras se me pone piel de gallina.

El responsable de estas (¿descabelladas o fascinantes?) esculturas es Cao Hui, un artista chino que a través de sus obras tituladas “Visual Temperature” nos muestra que no todo es lo que parece. Superficies que asociamos con algo suave o blandito dejarán de gustarte.

¿Estás preparado? No digas que no te advertí.

«Visual Temperature»: la perturbadora colección de Cao Hui

Cao Hui Visual Temperature Sofa

Cao Hui Visual Temperature Sofa

Son tan reales y perfectas que dan mucha grima, pero tranquilo, los materiales utilizados no son de verdad. Se trata de una combinación de fibras y resinas moldeadas hasta el más mínimo detalle que nos transmiten la sensación de que son vísceras reales.

El «set de viaje perfecto»

Cao Hui Visual Temperature set de viaje

Cao Hui Visual Temperature maleta

Cao Hui Visual Temperature guantes

Cao Hui declara que se sentía insatisfecho e incómodo describiendo solamente las apariencias superficiales y es por ello que se ha sumergido en el interior de las cosas, creando estas obras que sin duda no dejan indiferente al espectador. ¿La belleza está en el interior?.

En otra de sus obras llamada «Classic sculptures dissected» disecciona a la famosa Venus de Milo pudiendo apreciar dentro de la piedra sus órganos, como si fuesen reales.

Cao Hui Classic sculptures dissected Venus

Personalmente estoy a medio camino entre el asco y lo maravilloso. Sentí casi la misma sensación al ver las obras de Blake Little, el fotógrafo que usó miel y modelos para crear dulces fotografías como éstas. ¡El arte es tan subjetivo!.

Creo que estas esculturas tridimensionales cumplen bien con la función de lo que quería expresar su autor: lo importante no está a simple vista.

Arte visceral, gore o hiperrealista, puedes llamarlo como quieras pero desde luego yo no decoraría mi salón con una de ellas. Cuéntanos qué te parecen y qué emociones te transmiten, estamos deseando compartir más puntos de vistas.

Comparte, opina y no te olvides de ser feliz 😉

Vía: designboom / linlingallery