Si aún tienes en tu cabeza aquel ruido infernal que producía el módem de los 90, tienes que seguir leyendo este post.

La Prehistoria de Internet en los 90

¿Ya no te acuerdas cómo era la vida con una descarga que podía tardar días o semanas? Probablemente no, pero de lo que sí se acordarán tus padres es de las facturas que les llegaban cada vez que decidías navegar en aquella web desierta.

Internet de los 90. Esta imagen muestra dinero, esposas y una silueta compungida, representando así las facturas a las que se refiere el texto.

Eso no quita que fuese una de tus grandes aventuras y motivos para presumir con tus colegas de la EGB.

Más perdido que Marco en el día de la madre.- Yo fui a EGB

La búsqueda de cualquier cosa, por extraña que pareciese, significó la adolescencia de muchos jóvenes que comenzaban a descubrir el mundo desde un punto de vista que sus padres jamás soñaron.

Internet de los 90 en la actualidad

¿Te suena esa frase de “cuelga el teléfono que me quiero conectar a Internet”?

Esta imagen muestra a una persona un tanto molesta hablando por teléfono representando la dualidad entre Internet y el teléfono en los años 90.

La vida con un módem 56k te ponía a prueba eligiendo o teléfono u ordenador. Por aquel entonces, a pesar de que la curiosidad matase al gato en innumerables ocasiones, el teléfono era el ganador en cuanto a rapidez y precio.

Si ahora es completamente distinto e incluso en algunos casos el uso de Internet prevalece sobre el del teléfono es gracias a los grandes avances paulatinos de la transmisión de paquetes de datos y los medios a través de los que son transmitidos.

La vida con un módem 56k te ponía a prueba eligiendo o teléfono u ordenador.

Pero, ¿te has imaginado alguna vez navegar por Internet al estilo de los 90 en pleno siglo XXI?

Aquí te dejo un vídeo de cómo sería tu experiencia, por si alguna vez te inunda la corriente retro y quieres volver a tus años de adolescente.

Yahoo! en los 90

Cuando salió a la luz, al fin, la propuesta de Tim Berners-Lee sobre la red en los 90, se hicieron necesarios programas para la búsqueda de los sitios web que fuesen creados, por lo que al poco, surgieron los primeros buscadores.

De todos los buscadores que estuvieron presentes casi desde el nacimiento de la Word Wide Web, Yahoo!, en 1994, supo ganarse a la mayoría de la gente antes de la existencia del gigante Google.

Tim Berners-Lee es el padre de la red descentralizada de Internet que hoy conocemos.

Al principio, Yahoo! no era más que un directorio de las páginas web favoritas de dos universitarios estadounidenses y ni siquiera tenía el mismo nombre, sino que se llamaba como sus creadores: Jerry and David’s Guide to the World Wide Web.


A pesar de que el nombre de Yahoo se corresponde con el de una criatura presente en el libro “Los viajes de Gulliver”, la gente lo relacionaba como acrónimo de una marca de salsa que se llamaba “Yet Another Hierarchical Officious Oracle”.

Esta imagen pertenece a los viajes de Gulliver, que dieron nombre a Yahoo, en los años 90.

Aquí viene el Marta’s time

Si de algo estoy segura, es que los 90 fueron unos años inolvidables para el mundo de la tecnología, cuando Internet dio sus primeros pasos y se abría una puerta al mundo desde cualquier hogar.


Internet representa en parte el fenómeno de la globalización, amado y criticado a partes iguales, pero innegablemente cierto. Tal vez supuso el despertar de una nueva era, o simplemente resultó ser una prueba más que confirma la evolución humana.

La llegada de Internet en los años 90 supuso el comienzo de la globalización.

Está claro que los inicios no son la panacea, aunque no sé muy bien por qué, son capaces de despertar nostalgia tanto en aquellos que lo vivieron, como en los que no son capaces de imaginarlo siquiera.

Esta imagen representa Internet y la WWW, creada en los años 90.

Si te ha gustado, comparte este post con todos aquellos que, como tú, vivieron aquellos momentos frente a la pantalla del ordenador mientras se conectaba a Internet y dedicaron parte de su tiempo a buscar lo que no encontrarían de ninguna otra manera.

El mayor crimen que existe es la ausencia de curiosidad por descubrir el mundo que nos rodea.

Fuentes: Yo fui a EGB. Imágenes: Google