Cualquier persona que practique deporte conoce esa sensación de alivio y liberación de estrés que se produce después de entrenar. Ya sea tras una sesión de cardio, de levantar pesas o incluso de yoga, un sentimiento de bienestar, euforia y liberación de estrés inunda nuestro cuerpo.

Siempre se ha pensando que este «colocon del deportista» (ojo, el nombre no es casualidad, está demostrado que también crea adicción), había sido creado por una liberación por parte de nuestro sistema nervioso central de betaendorfina. Esta hormona que nuestro cuerpo genera como reacción a la exigencia física tiene como principales efectos la reducción de la transmisión de estímulos sensoriales y la moderación del dolor, lo que se traduce en dilatación de vasos sanguíneos, sensación de euforia e incluso sedación.

Ahora, estudios recientes con ratones han demostrado que ese «colocón del deportista» no proviene de una liberación de betaendorfina si no de anandamina, un neurotransmisor que estimula los mismos receptores que, si, habéis adivinado bien, la marihuana.

Marihuana y deporte - Anandamina

Marihuana y deporte: conexión científica.

Aunque la betaendorfina, que es algo así como una morfina natural producida por nuestro cuerpo, es estimulada a través del deporte, sólo lo hace de forma periférica, lo que significa que no afecta al cerebro, simplemente impide que los signos de dolor o agotamiento alcancen el cerebro. Entonces, ¿cómo es posible que produzca las conocidas sensaciones del «colocón del deportista»?

Esa es la pregunta de la que partieron los investigadores de la universidad de Oxford. Se pusieron a estudiar la anandamina, que era la causa más probable del «colocón del deportista» tras la betaenformina. Si a esta última la podemos definir como morfina natural creada por nuestro cuerpo, a la anandamina la podríamos llamar la marihuana natural que llevamos dentro.

Tras varios experimentos con ratones, los científicos llegaron a la conclusión de que aquellos que tenían más espacio para correr mostraban menos síntomas de ansiedad. Hasta aquí nada nuevo, pero luego realizaron las mismas pruebas con ratones modificados genéticamente para no recibir los efectos de la anandamina. ¿El resultado? Esos ratones no mostraban ningún síntoma del «colocón del deportista».

Marihuana y deporte - Nuevos estudios

¿Conclusiones?

  • Que el deporte y la marihuana estimulan los mismos receptores de nuestro cuerpo. Ya sé que podéis pensar que no esto es algo obvio y que no aporta nada nuevo, pero una cosa es saberlo por sentido común y otra es que esté demostrado científicamente.
  • Que esos receptores no son afectados por las hormonas de la betaendorfina, si no por las de las anandamina.

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: actualidad.rt / experiencia natural / agroweed