Una vez más la realidad supera a la ficción. Lo hemos visto en películas y videojuegos, lo hemos leído en libros e incluso sabemos que la tecnología existe desde hace ya tiempo. Los mismos nazis, en 1945, ya construyeron un prototipo para que sus soldados cruzaran los campos de minas de forma segura. Ahora, 70 años después, se comercializa la primer mochila voladora: el Martin Jetpack.

Martin Jetpack, el ser humano aprende a volar.

Construido principalmente con fibra de carbono y aluminio, el jetpack es capaz de despegar y aterrizar de forma totalmente vertical. Su panel de control consiste en en dos joystick y una pantalla táctil y, según nos cuentan sus diseñadores, es extremadamente fácil de manejar y no requerirá demasiada habilidad para pilotarlo.

  • ¿Su precio? Aproximadamente 150,000 dólares.
  • ¿Para cuando estará a la venta? Finales de 2015.

Aquí tenéis un vídeo promocional del jetpack y sus posibles utilidades. Eso sí, está en inglés.

Imaginad las posibilidades: ¿no molaría volver del mercadona a casa en jetpack, directamente a tu terraza?, ¿saltarte todos los atascos echándote unas risas?, ¿ligarías más con uno de estos que con un Mercedes?

Y no sólo eso, si no que, como muestran en el vídeo, aunque lo normal es que lo primero que se nos venga a la cabeza sean los usos particulares que le fuéramos a dar, donde más posibilidades ofrece el Martin Jetpack es en situaciones de emergencia.

La idea es sustituir al helicóptero en misiones de rescate complicadas, realizar servicios de ambulancia, control de fuegos… etc.

Martin Jetpack - Joystick

Características ténicas del Martin Jetpack.

  • Motor de gasolina que alimenta dos grandes hélices.
  • Potencia de 200 caballos de vapor.
  • Autonomía de 30 minutos.
  • Velocidad punta de 75 kilómetros hora.
  • Altura máxima de 1,000 metros.
  • Medidas: 2.20 de ancho por 2.14 de altura.
  • Peso sin piloto ni gasolina: 200 kilos.
  • Peso máximo permitido: 320 kilo.

Martin Jetpack - funcionamiento

Como en el caso de la moto o el coche que vuelan, al tratarse cosas tan rompedoras y nuevas, se crean una serie de problemas de regulación legal: ¿exigirá algún tipo de carnet para pilotarlo?, si realmente triunfase y su coste se abaratase… ¿habría policía local volando y multando?, ¿habría que establecer señales y “carreteras” en el cielo?…

En cualquier caso, otro gran invento de la ficción que se convierte en realidad. Y su precio, comparado con otros inventos similares como el submarino de ocio, no parece tan inalcanzable.

¿Qué darías tu por tener uno de estos en tu cochera? ¿Crees que tendrá éxito y en el futuro todos viajaremos en algo similar a esto?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: designboom