Si te pregunto cuál ha sido el peor atasco que recuerdas en tu vida, ¿qué me dirías? ¿Quizás ese del verano pasado camino a la playa con la mujer, los niños, la suegra y las 200 maletas? ¿Los 11 días de bloqueo que sufrieron los habitantes de Pekín? ¿El que cada día sufres para ir al trabajo? Pues bien, aunque ninguno de ellos tiene que ser fácil de superar, y yo espero no sufrirlos en un largo tiempo, hoy tengo que hablaros de uno que duró la friolera de 70 años. Si, ese ha sido el número de años que unos coches han estado parados en un bosque perteneciente a la ciudad de Chatillon, Bélgica.

¿Que cómo es posible esto? Todo se remonta, según cuenta la leyenda, a la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados americanos, viendo la imposibilidad de devolver todos los coches a Estados Unidos, decidieron dejarlos allí a merced de la naturaleza. Y es que no hay nada más que mirar las fotos para ver cómo el bosque se ha encargado de decorar los vehículos para que formen parte de la familia. Seguro que más de uno ha pasado por allí y no se ha dado ni cuenta. Que se haya rajado con un hierro oxidado es otra cosa, pero verlos así de primeras no creo.

Atasco en el bosque de Chatillon

Por otro lado, y a pesar de que la leyenda diga que el atasco pertenece a la Segunda Guerra Mundial, he estado leyendo por diferentes blogs como, los que parecen más aficionados a los coches,  hablan de que muchos de los que aparecen en las fotos pertenecen a los años 50,60 y 70, por lo que teniendo en cuenta que la guerra acabó en el 45…. o el que creó la noticia no se enteró muy bien, o el que se inventó la leyenda estaba vago y no quiso pensar mucho.

Una cosa curiosa también es que se dice que inicialmente había cuatro cementerios de coches en Chatillon a pesar de que sólo quede este en la actualidad. ¿También vagueza por parte del chatarrero que no tenía ningúna gana de meterse en el bosque, o dejado ahí como reflejo de la historia?

Atasco en el bosque

Demasiados misterios entorno a un montón de coches apilados en mitad de un bosque. Yo prefiero quedarme con la historia romántica de que pertenecen a la Segunda Guerra mundial en lugar de que era un desguace cualquiera. Y tú, ¿con cuál te quedas? ¿Nos vamos para Bélgica y damos una vueltecilla a ver si encontramos una pieza que nos sirva para nuestro coche?

¡Esperamos tu opinión en los comentarios!

Fotos y post original vía: wherecoolthingshappen