Hoy os traemos una noticia de esas que no dejan indiferente a nadie, tanto por el fondo de la noticia en sí como por las posibilidades que ofrece. Y es que, en ocasiones, la realidad supera a la ficción. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Argentino (INTA) ha desarrollado unas mochilas de metano para vacas que capturan sus pedos y los transforman en energía verde.

Es ya de dominio popular que ciertos tipos de desechos orgánicos pueden ser reciclados en fuentes de energía. Tampoco es ya ningún secreto que el metano, el gas principal de esos desechos, ese que crea ese olor tan característico, es una potente fuente de energía.

Lo que si es nuevo y nadie había puesto en práctica (aunque las bromas sobre el tema son más viejas que Jordi Hurtado) son estas curiosas mochilas de metano que el gobierno Argentino ha desarrollado y que atrapan el gas que producen las vacas para posteriormente transformarlo en energía. Mochilas de metano - Pedos de vaca

Las mochilas de metano y su uso energético.

Si hacemos caso a los datos de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, el gas metano representa el nueve por ciento de todos los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera, que además provienen principalmente del sector agropecuario. Este gas, por si no lo sabéis, a la vez que puede ser una gran fuente de energía, es muy dañino para el medioambiente, por lo que el efecto positivo que se consigue con estas mochilas es doble.

Para los que os estáis preguntando como consiguen captar todo ese gas, los investigadores de la INTA han desarrollado una cannula, que no es otra cosa que un tubo que se mete dentro de un cuerpo para extraer fluidos o para obtener ciertos datos (en el campo de la medicina es bastante usada). Pues bien, han desarrollado una cannula que se inserta en el aparato digestivo del animal y que directamente recolecta todo el metano producido conforme… conforme se produce.

Mochila de metano - Bombona de Metano

El tubo va conectado con la mochila que vemos en las fotos y que, por muy aparatosa que parezca, no pesa más de medio kilo. Una vez se recolecta todo ese gas se lleva la mochila al laboratorio donde se extraen unos 300 litros de metano. Se comprime y se almacena en barriles, listo para usarlo como energía por ejemplo para un frigorífico.

Según los investigadores de INTA, las pruebas han sido un éxito y se abre la posibilidad de llevarlo a escala industrial y crear una potente, rentable y eficaz fuente de energía verde. La única posible pega puede ser la salud del animal (econazis manifestándose en 3, 2, 1…), pero los investigadores afirman que las vacas son anestesiadas previamente a la inserción de la cannula y que ninguna ha mostrado problema alguno.

Quién sabe, quizás hasta les guste.

Mochilas de metano - Vaca feliz

Una curiosa iniciativa que se lleva el premio a la idea rara del mes. Junto a la noticia del uso de agua salada como gasolina o del tabaco como combustible para aviones nos muestran que la época de la gasolina está llegando a su fin tal y como le llegó al carbón.

Está por ver si es realmente eficaz y su uso se puede extender, ya que surgen algunas dudas sobre su uso como por ejemplo: se lo tendrán que quitar por las noches, ¿no? ¿tendrá efectos negativos para el animal a largo plazo?

¿Cómo lo ves tú? ¿Una buena idea o maltrato animal?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: springwise / lavanguardia / sudesteagropecuario / flickr