A partir de ahora puedes hacer el cafre en un Museo, olvídate de ese lugar inhóspito, en el que no puedes tocar nada y en el que te regañan por todo.

Con la llegada de the beach y su éxito brutal de visitas te va a cambiar el concepto de ir al museo, ¡ahora te lo vas a pasar en grande! El arte y la arquitectura deben estar cogidas de la mano, o al menos ese es el concepto que nos quieren trasladar desde el estudio Snarkitecture, unos jóvenes que nos quieren hacer vivir experiencias únicas.

the beach on the museum

Coge las chanclas, tu libro favorito y vete a la playa del National Building Museum de Washington D.C., seguro que te sienta genial. Todo está pensado, sombrillas y butacas para hacerte sentir como en tu playa favorita.

La verdad que esto ha sido llegar y besar el santo porque han batido récord de visitas, siendo noticia y, por supuesto, tendencia 😉

En palabras de los creadores de The Beach, se podría decir que les gusta crear ambientes, momentos y actividades con las que las personas intercambien sensaciones, y sientan lo que les rodea.

Si quieres verlo, puedes hacerlo hasta el 7 de septiembre en Washington, The Beach puede ser la excusa perfecta para tus vacaciones, si no, puedes verlo de forma online pinchando aquí, ¡vas a alucinar!

Yo me cojo en breve mi Nimbus E-car y me tiro a la piscina.

Snarkitecture

Este tipo de proyectos creativos, en los que se mezcla de todo, que son interactivos y a su vez incitan a la educación, son perfectos para los viajeros inquietos, ¿a que no te pensarías dos veces el ir a la clase de historia si te hablan de un Museo así?

A ver si se hacen eco otros artistas, más cercanos a ser posible, e imitan una iniciativa de este tipo, que está pensado para grandes y pequeños y que quizás nos quiera hacer pensar un poco, no sé porqué pero yo al ver la piscina de bolas de plástico he pensado en el mar de plástico que estamos creando en las aguas de la Tierra. 

Sin duda me ha encantado, y la obra The Beach podría considerarse una obra de arte, una performance, un concepto, ¿o cómo la definirías tú?

Sea como sea, mójate como buen viajero inquieto y no olvides, a quien comparte, Google le ayuda 😉 

Fuentes: architectmagazine, attractionsmanagement